¿EN DONDE RESIDE EL PODER? por Luis Eduardo Cervantes Granados

Desde Ciedepas compartimos artículo de Luis Eduardo Cervantes Granados, Presidente de LEXEM Abogados y Director Académico del Instituto de Educación Superior Humanista de Tabasco. 

¿EN DÓNDE RESIDE EL PODER?

Por el Maestro Luis Eduardo Cervantes Granados

 Hace algún tiempo, estaba impartiendo una clase de Ciencias Políticas en cierta universidad de mucho prestigio, ustedes las conocen, amplios muros blancos, acabados en madera y aulas llenas de estudiantes tomando apuntes a exorbitante velocidad. La clase del día tendría un tema interesante y controversial, hablaríamos del poder, de cómo se obtiene, cómo se conserva, pero sobre todo, dónde se encuentra, les aseguré a mis alumnos que se sorprenderían, por uno de los mayores fenómenos que existe acerca del poder, y este era que, todos sabíamos que existía, pero no todos lo entendíamos igual.

-¿Qué es el poder? Pregunté al aire, y vaya grupo de chicos listos, hubo varias respuestas, pero la mejor la dio un muchacho nuevo con pinta de futuro candidato quien dijo: “El poder es la capacidad de hacer que algo ocurra, que algo deje de ocurrir, o que algo cambie en la manera que ocurre”. Eso era brillante, eso era la definición, PODER, es la capacidad para comenzar, cambiar o parar lo que uno desee, eso es poder, y no es bueno ni malo, es simplemente poder, mucho depende de quién y para qué lo esgrima. Pero la siguiente pregunta, fue la que definió ese día.

-¿Y en dónde reside el poder muchachos?, las respuestas no se hicieron esperar, y fueron tan creativas como variadas, un muchacho, con demasiada laca para el cabello y una camisa mal abotonada dijo: “El poder reside en el dinero, puede ser materialista y triste, pero también es cierto, aquel que tiene dinero puede comprar lo que sea, mejores servicios, más educación, puestos, sentencias, si tienes dinero, solo necesitas usarlo”, hubo otro muchacho, quien dijo “El poder reside en un cargo público, si trabajas para el gobierno puedes hacer lo que quieras, tienes dinero seguro, y además le dices a todos lo que quieres hacer y se hace, ahí, reside el poder”, hubo más respuestas, sin embargo, la siguiente que despertó polémica fue la de una chica, estilizada y de facciones refinadas, quien dijo “El poder, reside en la belleza, y en la astucia que tengas para utilizarla, las mujeres hemos hecho eso durante mucho tiempo, y hemos tomado control sobre los hombres, quienes normalmente son más (pensó un momento)… instintivos y viscerales”.

-Todos están equivocados, sentencié con firmeza, todo aquello que han mencionado es un conjunto de ilusiones, de consecuencias muy vagas de versiones difuminadas del verdadero poder, todos esos ejemplos adolecen de un aspecto vital, inamovible y fundamental del poder, la permanencia, de nada sirve tener poder, si factores externos van a  quitártelo a la vuelta de la esquina, qué tan real es tu poder, si depende de otros conservarlo, y qué tan tuyo es en realidad, si el tiempo acabará por arrebatarlo de tus manos en el segundo en que te descuides, no, nada de lo que han mencionado es poder, el dinero, por ejemplo, es el peor ejemplo que puede haber, he sido abogado una vida entera, y he visto a personas perder millones por pequeños errores, los he visto pasar de fructíferos millonarios a personas que no tienen un centavo en su bolsillo por una mala decisión, también he visto cómo otras personas, que sí ostentan un verdadero poder, les han quitado ese dinero, esto les digo, el dinero nunca será el lugar donde resida el poder. Ahora bien, ¿un cargo público?, podría ser, pero no, depende de demasiadas personas conseguirlo, y una vez en él, debes regresar una enorme cantidad de favores, cualquiera que piense otra cosa, se ha tragado su propio discurso de campaña, y lo peor, es que aquí no solo un error puede quitarte tu puesto, estás destinado a perderlo cuando acabe tu periodo, no, eso tampoco es poder, puede engañarte y hacerte pensar que sí, pero créeme cuando te digo, conozco y represento a suficientes personas en cargos públicos que mueren de estrés cada noche y sudan frío cada que su periodo va a concluir, ¿Miedo e insomnio? Eso no suena muy poderoso ¿verdad? Y finalmente la belleza y la astucia para usarla, igual que el punto anterior, eso puede ser engañoso, y vaya que puede llegar a conseguir puestos y dinero, sin embargo, aquí no hay tanto que profundizar, he visto mujer y hombres (que nadie diga que no los hay) utilizar su atractivo físico y su belleza, y déjenme decirles algo, la belleza se extingue con asombrosa y triste rapidez, y con ella, la influencia que trajo consigo, aunado a que, el esplendor físico, no se sobrepone a la preparación, y quien usa en demasía el primero, pronto resalta por carecer del segundo.

-Entonces díganos usted, exclamó uno de los muchachos, responda su propia pregunta maestro Granados ¿En dónde reside el poder?

-El poder, exclamé como quien sabe que dirá una verdad universal, el poder reside en el CONOCIMIENTO, en la información, en cuánto te prepares para la vida, ahí reside, el conocimiento es pues a falta de una mejor expresión, el arma más poderosa que existe, es portable, invisible y universal, con él puedes crear ciudades o destruirlas, el conocimiento, que tampoco entiende de bien o mal, te enseñará a conseguir y administrar tu dinero con genialidad, o a robarlo con tenebrosa pericia de los ignorantes, el conocimiento muchachos, les mostrará como ejecutar sus puestos con brillantez inigualable, hasta que el pueblo suplique su perpetuidad en el cargo, ya sean líderes bondadosos o tiranos terribles, el conocimiento te permitirá estar tres pasos delante de tus enemigos, esperándoles en la siguiente esquina o te mostrará el camino para volverlos tus aliados, el conocimiento mis queridos alumnos, convierte la vida en arcilla, te da la facultad de convertirla en lo que tú desees, te da EL PODER, y una cosa más les digo, dejen ya de creer la satírica versión de la vida que se les vendió, el bien no siempre triunfa sobre el mal, y tampoco el corrupto siempre gana en un juzgado, todo eso es basura de la cultura popular, ¿quieren saber quién gana los juicios? ¿quieren saber quién se sobre pone a los demás? Yo les diré, lo hace el que tiene el CONOCIMIENTO para hacerlo. El conocimiento nos distingue de los animales, es un espejo infalible que muestra nuestro verdadero rostro, el conocimiento crea curas para enfermedades mortales, y también crea armas biológicas para diezmar ciudades, el conocimiento te da poder, y con el poder, viene algo maravilloso, POSIBILIDADES, el mundo está a un genio de la paz global, está a un estudioso de frenar el hambre, el mundo está a un alumno brillante de acabar con la injusticia, allá afuera hay personas terribles que les harían perder la fe en la humanidad, y también personas maravillosa que se las devolverían, el conocimiento es el arma más poderosa, y ustedes deciden, a dónde apunta el cañón.

 

Una de las mejores clases de mi vida…

 

Artículo de Paola Arcaná, Integrante de CIEDEPAS

Compartimos artículo de Paola Arcaná, Delegada Regional de CIEDEPAS en la Región de Cuyo.

Paola es Abogada, Mediadora y Responsable del Centro de Mediación de la Ciudad de Godoy Cruz, Mendoza.

 

NO ME ALCANZAN LAS PALABRAS PARA CONTARTE LO QUE SIENTO

¿Alguna vez te pasó? Me preguntaba ¿Por qué nos cuesta más poner en palabras lo que sentimos que lo que pensamos? Soy mediadora así que diariamente escucho conversaciones, palabras que van y vienen, que transmiten muchas más cosas de las que quizás sean conscientes quienes las dicen. Es que no solo hablamos con las palabras, sino que decimos mucho más con los gestos, el tono de voz y las miradas, que le dan la mayor parte del significado a nuestro mensaje.

Se trata de “lo qué decimos” y de “cómo lo decimos”. Generalmente hablamos acerca de lo qué pensamos y lo expresamos de acuerdo a cómo nos sentimos ¿Qué tan atento estamos a esto último? ¿Qué tan coherente es lo que transmitimos, lo que pensamos; con la manera en que lo hacemos, lo que sentimos?

Además, incluso cuando lo que queremos decir es lo que sentimos, es más difícil ponerle palabras; a veces se quedan cortas, otras siquiera podemos encontrar tan solo una palabra para hacerlo.

Mucho se ha escrito acerca de las emociones y los sentimientos; hay explicaciones, categorizaciones y etcéteras; me pregunto ¡¿Cómo transmitir desde el intelecto algo que ocurre en otro lugar?!

Las emociones son viscerales, se viven no se explican, suceden, vibran, se emiten todo el tiempo aún en los silencios.

Quizás nos cuesta identificarlas porque pareciera que no son tan contundentes como la mano, sin embargo, forman parte nuestra y de una forma tan intensa y real como nuestro cuerpo físico. Conocemos sus nombres: amor, miedo, ira, odio, alegría, serenidad, tristeza, angustia, placer… en fin y tantas otras... pero ¿Qué tanto registro tenemos de qué sensación interna, tan propia y singular, se corresponde con cada una de ellas? ¿Qué tan atentos estamos a lo que estamos sintiendo en cada momento de nuestro presente? ¿Qué sentís mientras lees este artículo? 

Dedicamos mucho tiempo a cultivar el intelecto y la razón, ideas, creencias, deducciones, métodos. Cuánto tiempo nos pasamos pensando qué debemos hacer, qué debemos decir, qué se supone que debemos esperar, nos anticipamos, queremos prever y planificar casi todo. Cuando contamos nuestras historias normalmente nuestra narrativa se centra en la “literalidad” de lo que dijimos, lo que nos dijeron y lo que sucedió, pero no nos enfocamos en contar cómo nos sentimos, qué emociones nos surgieron; y sin embargo… ¡Ellas siempre están!

Cuando nos privamos de sentir, de experimentar la vida y los vínculos a través de las emociones, limitándonos solo a nuestras ideas y pensamientos, les quitamos sabrosura ¡Les falta sazón! Nos privamos de lo más lindo, enredados entre deducciones y parámetros de lo que “debe ser” no le damos lugar a la novedad, a la sorpresa, a la espontaneidad, a la magia. 

Creo que las emociones nos permiten vincularnos desde un lugar más puro y sincero, las defensas y barreras se alojan en nuestra mente, no en nuestro corazón. Nuestra mente disfruta de divagar y perderse en el laberinto de las miles deducciones infinitas y sus conjeturas, mientras que nuestro corazón siente sin filtro, aquí y ahora, es claro y simple.

¿Quizás será por eso que no alcanzan las palabras? Será que a los sentimientos no basta con decirlos porque surgen, son y se manifiestan mientras estamos siendo en cada momento ¿Será por eso?

..if you only knew 
How easy it would be to show me how you feel 
More than words is all you have to do to make it real 
Then you wouldn't have to say that you love me 
'Cause I'd already know
 …” (More than words by Extreme)

Si tan solo supieras
Que fácil sería demostrarme lo que sientes
Más que palabras es todo lo que necesitas para hacerlo real
Entonces no tendrías que decirme que me amas
Porque yo ya lo sabría 

(Más que palabras. Extreme)

 

"EL PODER DEL CONFLICTO" por Ezequiel Ricardo Luppi

Compartimos artículo de Ezequiel Ricardo Luppi. Abogado, miembro del Seminario Permanente de Investigación “Remo F. Entelman” del Instituto de Investigaciones Jurídicas y Sociales “Ambrosio L. Gioja”, Facultad de Derecho UBA, docente auxiliar en la materia “El Sistema Conflicto” del Ciclo Profesional Orientado de la carrera de abogacía de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, dos veces Consejero del Consejo Directivo del  Colegio Público de Abogados de la Capital Federal (Periodos 2014-2016 y 2016-2018). 

Agradecemos a Myriam Janneth Silva Pabón, Colaboradora Ciedepas, su gestión para el aporte de dicho artículo por parte del Profesor Luppi.

 

El poder del Conflicto

En el libro“El Sistema Conflicto – Análisis y Gestión Estratégica de Conflictos”del Dr. Rubén  Calcaterra, se define extensamente la noción de conflicto, clasificándolo “como un fenómeno social” o “una especie de relación social entre dos o más actores que tienen o persiguen objetivos que son incompatibles, o que alguno de ellos así lo considere”, desarrollando sobre esa base la noción del conflicto como un sistema y las herramientas necesarias para su posterior gestión. 

Ahora bien, a la hora de llevar estos conceptos a la clase, se les suele preguntar a los alumnos qué es un conflicto y si alguna vez “vieron” uno, como una forma de guiarlos en la comprensión del conflicto como un fenómeno social, como una especie de relación social que será el objeto de estudio.

En ese momento se les revela al conflicto como algo intangible, inmaterial por lo que algunos pueden considerar que la materia sobre la que trabajamos pierde relevancia, tal vez creyendo que nos alejamos de la realidad y de los asuntos serios, para sumergimos en un mundo de conceptos vagos y sin sustancia, todo ello sin advertir el impactoque generan los fenómenos del tipo al que pertenecen los conflictos.

Existe una clasificación que creo ayuda a abordar esta cuestión y a mejorar nuestra comprensión del fenómeno del conflicto, permitiéndonos demostrar el enorme desafío que implica gestionarlos.

Se puede clasificar la realidad o los fenómenos en tres tipos distintos, a saber: objetivos, subjetivos e intersubjetivos: Un fenómeno objetivo es el que existe con independencia de la conciencia y de las creencias humanas, lo son una montaña, un río, la lluvia, etc, como consecuencia, la desaparición de los seres humanos no implica la desaparición del fenómeno.

Existen también los fenómenos subjetivos, es decir, aquellos que solo residen en la conciencia y la creencia de un solo individuo, estos fenómenos serían los sueños o la memoria, y desaparecerían cuando esta conciencia o creencia se modifica o desaparece.

Por último, existen otros tipos de fenómenos, los denominados intersubjetivos, en este caso, el fenómeno se presenta en las conciencias y creencias de diferentes personas, de forma tal que la desaparición o el cambio de conciencia o de creencia de una de ellas no afecta la realidad del fenómeno.

Este es el tipo de fenómeno del que creo forman parte los conflictos, pero no están solos. En el libro “Sapiens. De animales a dioses: Una breve historia de la humanidad” del Profesor Yuval Noah Harari se explican, luego de un breve resumen de la clasificación anteriormente reseñada, algunos ejemplos de estos fenómenos, entre ellos: las leyes, las naciones, el dinero, las empresas, etc.

Ninguno de estos fenómenos es físico u objetivo, todos ellos residen en las conciencias y las creencias de muchas personas, pero su impacto en nuestras sociedades es incuestionable, al punto que el Profesor Harari entiende que esta capacidad de generar fenómenos intersubjetivos, también llamados mitos, es la que permitió a nuestra especie superar a nuestros antiguos hermanos los neandertales , los denisovanos y todos aquellos que eventualmente, en virtud de nuevos descubrimientos, se vayan sumando a la lista.

Es decir, los conflictos están formados por el mismo material, por los mismos ladrillos, que las naciones, que los sistemas legales, que las culturas oque cualquier empresa multinacional. Lo cierto es que la gestión de un conflicto sería mucho más fácil si estos estuvieran conformados por cemento y acero, resultaría mucho más simple desarmarlos.

Es importante comprender la enorme fuerza y vitalidad con que se manifiestan los conflictos, con ello surge con claridad la necesidad de buscar soluciones autocompuestas que abarquen toda la dimensión del conflicto, por oposición a simplemente imponer  una solución desde afuera de esa relación en particular, y a afrontar con seriedad y en forma profesional la labor que implica asistir en la construcción de esas soluciones.